jueves, 13 de junio de 2013

CINE: MAN OF STEEL / EL HOMBRE DE ACERO (2013) – WARNER BROS / LEGENDARY PICTURES / SYNCOPY



Reseñado por: JML
Dirigida por: Zack Snyder.
Fecha de estreno: 14 de Junio de 2013 (USA) / 13 de Junio de 2013 (Chile)
Reparto: - Henry Cavill / Superman, Clark Kent.
         - Michael Shannon / General Zod.
              - Amy Adams / Lois Lane.
         - Russell Crowe / Jor-el.
         - Antje Trauje / Faora.
         - Laurence Fishburne / Perry White.
         - Ayelet Zurer / Lara.
         - Diane Lane / Martha Kent.
         - Kevin Costner / Jonathan Kent.
         - Harry Lennix / General Swanwick.
         - Christopher Meloni / Coronel Hardy.
         - Richard Schiff / Emil Hamilton.
Duración: 143 minutos.
Presupuesto: U$ 225.000.000.-





 Y por fin llegó el día… Como nunca moví los hilos para conseguirme entradas para ver Man of Steel en función de avant premiere. He llegado a mi casa, 12 de Junio y son cerca de las 0.45 hrs. mientras escribo estas líneas. Soy feliz en decir que la película no me decepcionó, y espero que a quienes son asiduos a nuestro blog y en particular al hombre de acero tampoco.




 Empiezo a desglosar las ideas que llenan mis pensamientos por parte. Primero que nada se agradece que por fin tras 35 años desde el estreno del Superman de Richard Donner - interpretado por el maestro Christopher Reeve - se haya tenido la sensatez de dar un paso más allá y los ejecutivos de Warner – dueños de DC comics por cierto – hayan optado por creer en el azuloso nuevamente para presentarnos la visión de Zack Snyder como director basado en un buen guión de David S. Goyer, plantando por fin a un Superman acorde a los tiempos que vivimos, tanto en el ámbito de las nuevas audiencias por cautivar como de los grandes adelantos que el cine actual tiene para ofrecer.




 Despegándose de todo lo anterior, pero manteniéndose lo esencial – valga decir los tres grupos de personajes y lugares inmutables: Krypton, Jor-El, Lara / Smallville, Jonathan Kent, Martha Kent / Metrópolis, Daily Planet, Lois Lane – “Man of steel” nos ofrece una nueva panorámica de la historia de Superman, la cuál no molesta ni incomoda desde la perspectiva del fan del comic. Superman es uno - sino el más – de los personajes a los cuales se les ha manoseado más el origen, con cambios cada vez que a alguien se le ocurre o que la situación lo amerite. En algunas versiones es más poderoso, en otras menos. En algunas Lois ha descubierto su secreto, en otras él se lo ha revelado. En algunas versiones Jonathan Kent ha muerto, en otras sigue vivo hasta la edad adulta de Clark. En algunas ha obtenido sus poderes de niño, en otras de adolescente. Si nos ponemos a contar cuantas versiones de la historia de Superman conocemos, tanto en comic, en cada programa de TV o dibujos animados, en cada película o inclusive videojuegos, sin contar los siempre interesantes Elseworlds nos faltarían los dedos de las manos y los pies para contar.




 “Man of steel” comienza a tejer su propia mitología, adentrándonos de partida en el mundo de Krypton como nunca antes se había hecho en el cine. Paisajes que parecen sacados de Star Wars le dan vida a un Krypton con el cuál las nuevas generaciones se maravillaran, dejando atrás por fin el esquema de cristales tan vilipendiado y que inició en las películas protagonizadas por Christopher Reeve. Se explica que el nacimiento de Kal-El es el primer parto natural que ha habido en miles de años, pues Krypton controlaba la natalidad gracias a sus grandes avances de ingeniería genética. Pero la sobreexplotación de los recursos naturales del planeta lo han llevado al borde de la destrucción, por lo que Jor-El ha tomado medidas al respecto. Sin extenderme más de lo necesario resulta notable que en comparación a la Superman de 1978 se haya dedicado más metraje a Krypton que a la llegada de la nave a Smallville. Al respecto se obvió esta parte – la cuál por cierto es archi conocida por el común de la gente sin necesidad de ser un ñoño – y sólo se ven a modo de flashback algunos pasajes de Jonathan Kent interactuando con su hijo así como su paso por Smallville. A este respecto me faltó más Jonathan. Ese factor que inspira a Clark a ser buena persona con el ejemplo de un hombre que no es perfecto, pero que siempre hace lo correcto a los ojos de su hijo. Y haciendo esta relación sobre la cantidad de metraje que se le dedica a lo Kryptoniano, es sin duda un factor latente a lo largo de todo el film, donde se antepone la parte alienígena a lo humano. Pero el final de la película adelanta que en caso de haber alguna continuación habrá tiempo para profundizar en el factor humano de Clark Kent, así que a no desesperar por ello – y esperemos que sea el Clark Kent ganador y con aspiraciones como se nos presentó en la etapa de John Byrne, y no el típico papanatas que se hace el gil para pasar piola -.




 Como la trama gira en torno al aspecto alienígena del personaje, se recurrió al siempre peligroso general Zod como antagonista del film, quien se explica logró sortear la destrucción de Krypton cumpliendo una condena en la Zona Fantasma. Al que espera encontrarse con un Zod como el que vimos en Superman 2 de 1981, se encontrará con algo totalmente distinto y sin ningún dialogo que diga “Arrodíllate ante Zod”. Este Zod es bastante sólido desde todo punto de vista. Un militar que busca a toda costa cumplir sus metas, que en su obnubilada mente son las correctas, a pesar que deba destruir todo a su paso para lograr llevarlas a cabo. Bajo la excusa de hacer todo por Krypton, Zod se convierte en todo lo opuesto a las creencias que defiende Kal-El, que con el tiempo comienza a ser llamado Superman.
 Las batallas con Zod y el resto de los Kryptonianos, entre ellos Faora, son como deben ser. Toda una gozada visual, con destrucción por doquier y un Superman que no se refrena a la hora de luchar. A este respecto, un momento que puede causar “revuelo” o “conmoción” para los fans más puritanos es el desenlace de la pelea entre Superman y Zod. Superman se ve obligado a matarlo, rompiéndole el cuello. La situación desde luego lo ameritaba, siendo como última medida extrema algo necesario. Pero se rompe un dogma del personaje, el no matar. En los comics Superman en una ocasión se vio obligado a matar a una versión del general Zod de un universo de bolsillo, lo que originó una serie de problemas mentales al azuloso, que inclusive lo llevaron a exiliarse en el espacio. Pero hay que recordar que cada versión es distinta, y era la opción más lógica a seguir. También le da cierto sentido de verisimilitud tener a un Superman que se hace cargo.




 Pasemos a los aspectos de casting. “Man of Steel” más allá de ser otra oportunidad para Superman, pasó a ser la película de las segundas oportunidades tanto para Henry Cavill que ya había audicionado para “Superman returns” como para Amy Adams quien por tercera vez trataba de hacerse del papel de Lois Lane, primero en el fallido proyecto “Superman flyby” y después en “Superman returns”. Henry Cavill hace un correcto trabajo. Como es menester el comparar tan sólo puedo indicar que es difícil comparar en este caso, debido a que lo vemos en un papel muy lineal pues en todo el metraje lo vemos afrontando una sola faceta de su vida, a diferencia de Christopher Reeve por ejemplo, quien debía desdoblar su actuación para poder diferenciar a Clark Kent de Superman. Como decía más arriba, en las posibles secuelas deberemos verlo sortear esta faceta de doble identidad. Amy Adams es una sólida Lois Lane, quien como actriz hace bien su pega y sin perder la esencia de quien es Lois no se hace tan pesada como otras actrices que han interpretado al personaje. Michael Shannon es un Zod psicópata y guerrero que se aferra en todo momento a la esencia de su ser sin renegar lo que es, lo cuál lo hace ser un rival peligroso en todo momento, más aún cuando consigue controlar sus habilidades. No es un villano como para poner en el olimpo de las interpretaciones como el Joker de Heath Ledger, pero tiene lo suyo. El resto del reparto bastante bien en sus labores. Me faltó ver más a Kevin Costner como Jonathan o a Diane Lane como Martha. Russell Crowe interpreta a un buen Jor-El. Para los que tengan buen ojo, en algunas secuencias se pueden ver a personajes como Lana Lang o Pete Ross. Y ya que andamos en esas, ojo para los fans de la serie “Smallville” que algunos cuantos actores que se pasearon por la serie – donde también apareció Amy Adams por cierto – tienen algunos pequeños papeles en el film. A quien se extraña a sobremanera es a Lex Luthor, pero ojo que hay bastantes referencias a Lexcorp, un indicio de que se está guardando para más adelante, con la intención de no tirar toda la carne a la parilla tan rápido.




 La dirección de Snyder se hace notar en lo espectacular más no tanto en la técnica, considerando que es asiduo al recurso del slow motion. Escenas rápidas e intensas, con destrucción masiva y luchas de poder por doquier. Los efectos especiales a cargo de Weta, impecables. La música a cargo de Hans Zimmer es bastante buena y épica, pero en mi caso en particular se me hizo raro ver una película de Superman sin oír la clásica música de siempre de John Williams. El guión de David S. Goyer bien elaborado. Christopher Nolan figura como productor ejecutivo, pero el hombre siempre humilde en cada declaración le da el mérito de todo a Snyder. El vestuario con un traje bastante más oscuro a lo habitual y sin calzoncillos rojos le hace lógica a los conceptos del Krypton que vemos en el film, y como en otros casos pasa a ser un factor bastante secundario a la hora de disfrutar el visionado del film. Aparte que es un look más apegado a la actualidad en los comics, los New 52.




Nota: 6,5 (Chile) / 9,2 (Global).
 Para el público en general un buen entretenimiento. Para los fans acérrimos un buen regalo para el 75 aniversario del personaje.
 No me explayaré mucho más. Tan sólo recalco que es una buena película, vayan a verla y disfrútenla con sus palomitas de maíz. No sé si será por la edad que uno se va poniendo más exigente o simplemente que por tanta ilusión la película se me hizo corta, pero a pesar de quedar maravillado quede un poco insatisfecho, no en el sentido de que haya sido mala experiencia, todo lo contrario. Pero me hubiese gustado algo más como alguna referencia al universo DC bien explicita o alguna escena post-crédito. Quede con esa sensación de que faltó un pequeño algo para haber sido tan redondita como “The dark Knight” o “The Avengers”. Es una sensación similar a la que me pasó al ver “The dark Knight rises” el año pasado.
 Pero siendo honesto y comparativo con el mercado actual y competencia, como producto individual es mucho más que Iron man 3. Tenía que decirlo. Espero que la rompa en taquilla y se inicie por fin el tan esperado universo DC cinematográfico de una vez por todas.
 Por cierto, quien tenga la posibilidad que lea el comic precuela – reseñado algunos días atrás en el blog - antes de ver la película que es buena lectura complementaria.
 



 En lo referente a la sección “Cine”, ya volveremos próximamente para reseñar “The Wolverine”. Y por cierto un detalle menor y anecdótico para los seguidores de nuestro blog, esta vendría siendo nuestra reseña número 1.400.

 Gracias por tu visita.

 Saludos.

3 comentarios:

  1. visiten multiversityprojections.blogspot.com y comenten

    ResponderEliminar
  2. Se fijaron en el logo del satelite que destruyen Superman y Zod??

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también hay gran cantidad de referencias a Lexcorp. Sin duda se animarán a hacer secuelas y extender el universo DC en el cine.

      Saludos!!!

      Eliminar

Trailers

Loading...

Contacto si quieres reseñar

Mi foto
CONTACTO SI QUIERES COLABORAR: felipe_21_14@hotmail.com